Páginas vistas en total

sábado, 21 de junio de 2014

EL LENGUAJE SUEÑA

"Parece que la espiral nos coge con sus manos juntas. El dibujo es más activo respecto a lo que encierra que respecto a lo que exfolia. Lo siente el poeta que se va a habitar el arco de una voluta, a encontrar el calor y la vida tranquila en el seno de una curva.
La filosofía intelectualista que quiere conservar las palabras en la precisión de sus sentidos, que toma las palabras como a los mil pequeños instrumentos de un pensamiento lúcido tiene a la fuerza que asombrarse ante las audacias del poeta. Y sin embargo, un sincretismo de la sensibilidad impide que las palabras cristalicen en sólidos perfectos. En el sentido central del sustantivo se aglomeran adjetivos insólitos. Un ambiente nuevo permite a la palabra entrar, no sólo en los pensamientos, sino también en los ensueños. El lenguaje sueña [...] La gracia de una curva es una invitación a permanecer. No puede uno evadirse de ella sin esperanza de retorno. La curva amada tiene poderes de nido; es un llamamiento a la posesión. Es un rincón curva. Es una geometría habitada. Estamos allí en un mínimo de refugio, en el esquema ultrasimplificado de un ensueño en reposo. Sólo el soñador que se colma de gozo contemplando unos bucles sabe de esas alegrías sencillas del reposo dibujado " 

Gastón Bachelard (1884 1962),  filósofo y poeta francés, fragmento de "Poética del espacio" (p. 181-183)

"Y he aquí que me he convertido en un dibujo de adorno/volutas sentimentales/Enroscamiento de las espirales/Superficie organizada en negro y blanco/ Y sin embargo me acabo de oir respirar/ Es acaso un dibujo/ Soy acaso yo" Pierre Albert-Birot