Páginas vistas en total

viernes, 10 de octubre de 2014

EL NIÑO Y EL RÍO: EL VERDADERO FUEGO

"Yo no había conocido el fuego hasta aquel día, el verdadero fuego, el fuego, al aire libre. No había visto sino el pobre fuego domesticado, prisionero en la hornilla, el fuego obediente y casero, al que una humilde cerilla le daba vida, y al que no le son permitidas todas las llamas. Se le mide, se le regula, se le restringe, se le apaga, se le enciende; para decirlo todo, se le envilece. No responde sino a la utilidad. Si no fuera necesario para el calor y el alimento, no se le vería ya más entre los hombres. Pero más allá, al aire libre, en medio de los matorrales y sauzales, nuestro fuego era verdaderamente el fuego de los campamentos primitivos.
No es fácil encender este fuego"

Henri Bosco (1888-1976) escritor francés, un fragmento de "El niño y el río" (p. 48)